ACEBÓ

Helen Yulieth yulieth

Resumen


Lo llamaron Isidoro AceBó y fue monstruoso.
Algunos creen que fue una fortuna, otros
una condena, pero lo cierto es que AceBó
tuvo que refugiarse en un lugar como ningún
otro sobre la faz de tierra; su casa era del tamaño
del mundo, dicho mejor, era el mundo: un
espacio infinito y periódico. Tenía 14 puertas.
¿Una entrada o salida? ¡Lo mismo da! Una tras
otra daban la ilusión de llegar a parte alguna;
un laberinto sin escapatoria y curiosamente sin
acceso. Sin embargo, cuando entré y le conocí
AceBó ya estaba muerto.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.