DE YUCOS Y MANTECOS

Didier Humberto Murillo Castiblanco

Resumen


Una carretera envuelta en la oscuridad no es aliciente para caminar, por eso posponemos el
camino hacia el desierto de la Tatacoa en el Huila. Sabemos que estamos en Natagaima por una
valla iluminada que dice: Departamento del Tolima. Bienvenidos a NATAGAIMA. La meca
del folclor en Colombia. Arribamos, a la hora en que algunos Natagaimunos aprovechan para sentarse
a conversar, ya que el clima así lo permite y el sopor del mediodía es solo un recuerdo. Refundida entre
una de esas conversas encontramos a Estela Buendia, mujer pijao conocida por su hospitalidad y buena
mesa. Debió ser que la doña nos encontró “guerreados” pues lo primero que nos dijo cuando nos vio
fue: “Pobres criaturos”. Ya de mañana, los “criaturos” continuamos el viaje; La Doña nos despidió
desde la mecedora diciendo : “Mijos vuelvan pronto del desierto para que cocinemos unos Yucos y
unos Mantecos”. Los tres acordamos cumplir la cita.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.