CREACIÓN

Autores/as

  • Nahum Villamil Garcés universidad del tolima
  • Armando Monterrosa
  • Cindy Herrera
  • Laura Jazmín
  • Nelson Rafael
  • Monica Caro
  • David Lara Ramos
  • Javier Córdoba Cuevas

Resumen

Inmortales criaturas inexistentesDivad Somar Aral, superviviente del primerasedio a San Juan de Acre, dio noticia de un ágrafopueblo del Neget cuya fe tradujo como “fijar al viento”.Refiere Somar que estos hombres abominaron laescritura porque creyeron en la entidad del sonido, eleco inagotable de la música y la eternidad del suspiro.El copista, alarmado por su doctrina, nunca pudocomprender que la migración de los septépodos horadala brisa e impone la inmortalidad a la voz de muchospueblos del globo. El misterio cobija también la obra delmédico Louis Von El Thari, cuya conjetura primordiales la dieta de los astepos y su feliz voracidad. Estosdos episodios, sumados al monetario estornudo de loskuychés, esclarecen el origen de la inesperada venturadel que camina a casa, la tristeza de los pueblos y elencanto musical de la ventisca.  Los AsteposSegún el médico alemán, un experimentofallido, a cargo de los científicos de Hittler, terminócreando a estas extrañas criaturas, cuyo efecto fuehaber dejado a esta población entera sumida en latristeza, por lo que, según registros, fue borrada delos mapas para que nadie más sufriera su tragedia. Trypanosoma bruceiEn la cima de un árbol que ya casi se extingue,junto a la casa de esta montaña y soloen esta montaña, cohabita con el hombreun endoparásito coleccionador de acciones. Es detamaño celular, verde agua si de colocarle un colorse trata y tiene una capacidad instintiva paracomer y habitar los pensamientos humanos. Elorganismo se alimenta de las cosas que los hombresno pueden recordar cuando despiertan. Paracazar recorre día tras día las solitarias lagunas deHipnos. Se come por lo general el comienzo yel final del recuerdo y sueño, pero siempre dejaun trozo de ellos para que agonice en la realidad.Después de saciarse se pasea por encima de lasaguas exhibiendo la fe con unas débiles y delgadasfibras, hilos conductores que succionan lapintura de los rostros y los lugares.  Los Kuychése basa en el tacto, en toques unos más sutilesque otros, dependiendo del mensaje que quierentransmitir.Cuando los Kuyché nacen son de un colorrosa, pero su adultez es adquirida en dos semanas,cuando su piel pasa a ser del tono y textura deltallo del Cedrela Odorata: marrón y corrugada.Tienen patas con tres pequeños dedos en formade hojas, con porosidades por las que se alimentacon los diminutos bichos que caen bajo ellos.Poseen cuatro alas rojas que solo le permitenelevarse unos cuantos centímetros. El CuerusLos extintos indios caribes contaban que elCuerus era un castigo de los dioses a la desmesura.Esa versión la tomaron los cronistas de IndiasAlberto Mejía Sotomayor y Luciano Campuzano,quienes en el siglo XVII avistaron un espécimeny lo describieron como “una ola andante que cazaa las gentes gordas”. Aquella ocasión, un monjefue tragado y su cuerpo fue visto en el aire por elpadre Henry Mattews quien caminaba a la iglesiaa preparar la oración de laudes. La reina Ahavacuerpo cubierto, de pequeñas, coloridas y suavesplumas, que oculta bajo su manto, dejando aldescubierto, solo sus grandes ojos verdes.Que pueden ver, el mal y el bien, que hanhecho las almas que llegan desorientadas al reino,quienes han muerto en el mar, parecen perderseentre sus recuerdos de la vida y la muerte, pierdensu camino de paso a otra vida. Ahava, les otorgael regalo de encontrar su destino, con un mapainvisible que a trazos de luz los guía. Los septépedosAntes de que hubiera tronco o semillas yahabitaban los sonidos en los vientos. El silbidoleve sobre las holladuras del guamacho, el rocede las hojas de bambú en su propia enramadavino después. La bulla natural, el espíritu de laprimera música, las melodías del silencio. Sihubo alguna criatura que habita ese silencio, hayque decirlo, nada fue concluyente. Eso habríacambiado la historia. La duda sobre presenciaalguna se mantuvo por siglos. Nuevas plantascrecieron. Brotó la ceiba roja, la ceiba blanca, laceiba moraba, el campano y el camajón. El jolderlinLas moscas celebran con su inhabitualdanza nocturna en el lugar donde el jolderlinha rondado horas atrás. Cadáveres de lagartijasquedan regados por toda la estancia luego deuna noche poco agitada de esta criatura, queusualmente caza para anular las horas en que nologra conciliar el sueño. Y lo que atrapa, ya searoedores, o arañas, o algún anfibio, no muere conel vientre desgarrado, ni con la cabeza decapitada,como sus garras y colmillos podrían avisarle a unobservador atento.     

Publicado

2020-03-09

Número

Sección

Artículos